Gestión del Riesgo atendió dos emergencias ocasionadas por las lluvias de las últimas horas

En Manga y Olaya Herrera sector Central, un total de 5 casas resultaron afectadas por las lluvias, afortunadamente, no hay pérdidas materiales.

Después de las lluvias que se presentaron en las últimas horas, la Oficina Asesora para la Gestión del Riesgo de Desastres (OAGRD) recibió dos llamados por emergencias en la ciudad. El primero, una vivienda en el barrio Manga que perdió parte la cubierta de concreto en una habitación, lo que debilitó las paredes y la puso en serio riesgo. También se atendió un llamado del barrio Olaya Herrera, sector Central, en el que el nivel de las aguas afectó al menos 4 casas.

En Manga, en una vivienda antigua cedió la cubierta de concreto que estaba sobre una de las habitaciones. La casa está en precario estado, y la caída de la cubierta afectó seriamente las paredes que amenazan con colapsar. El accidente no dejó pérdidas materiales, pues el predio solo está habitado por una persona y no contaba con ningún elemento en la sección de la casa afectada.

Respecto a esta casa de estilo republicano, el director de la OAGRD, Fernando Abello, aseguró que se estudiará con el equipo de expertos del área de Conocimiento qué acciones se tomarán, ya que existe un riesgo de colapso que podría determinar el lugar como inhabitable y además de ello, el inmueble se encuentra en un pleito jurídico de pertenencia. «Notificaremos la opinión de nuestros expertos de conocimiento al juzgado que lleva actualmente este pleito, ya que la vivienda está en serio riesgo», declaró.

La otra emergencia se registró en el barrio Olaya Herrera, sector Central. Allí, las aguas desbordadas del canal Caimán inundaron las calles Colombia, El Socorro y Concepción. La situación más delicada se presenta en una vivienda de madera que está a punto de colapsar porque el agua debilitó notablemente los cimientos de la misma. Una situación parecida se identificó en un inmueble construido en material, cuyas paredes están afectadas por la continua humedad.

«También identificamos dos casas de madera que están prácticamente construidas sobre el canal Caimán, lo que les ocasiona serios problemas cuando llueve. El llamado a los cartageneros es el de cuidarnos y cuidar nuestro entorno, no arrojemos basuras a las calles y a los canales y respetemos los espacios públicos, si los invadimos corremos un serio riesgo como el de estas familias que viven a la orilla del canal», señaló Abello.

COMPARTE EN:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat